Madrid 25 MAY 2013 – 20:09 CET

La unión de artesanía, industria y tradición deja ver la mano de los diseñadores en los nuevos muebles de mimbre.

¿Un material curvado a mano tiene más valor que una producción sofisticadamente tecnificada? Algunos fabricantes y diseñadores quieren que la huella de su mano se perciba en el producto. Saben que los materiales naturales hablan: no hay dos trozos de mármol iguales ni dos troncos de roble idénticos. Así las cosas, ¿no sería mejor aprovechar esas diferencias que tratar de ocultarlas? …

Leer más: http://cultura.elpais.com/cultura/2013/05/25/actualidad/1369505374_419368.html